jueves, 4 de enero de 2007

Monte rebanado para chalés



Un Ayuntamiento de Cantabria, a punto de recibir su quinta sentencia de derribo por permitir 400 casas en la ladera de un parque natural.
Natalia Junquera
El País, 31.12.2006

La imagen que arrojan las obras de construcción de la urbanización ubicada en la zona del Alto del Cuco de Piélagos (Santander) es la de una ladera desguazada, en la que los árboles han caído en rebanadas para hacer hueco a más de 400 viviendas. Se llama Residencial Costa Verde y se está construyendo "en plena naturaleza" como bien publicita su promotora, Fadesa.

Concretamente, en las tripas de una ladera. La asociación ecologista Arca ha presentado un recurso contra la urbanización por lo que considera "el más grave atentado paisajístico y ambiental que se está cometiendo en Cantabria". En Arca aseguran que Costa Verde es "carne de derribo". En el Ayuntamiento (del PP), que "cumple con todas las de la ley".

La urbanización está ubicada en el entorno del monte de La Picota y frente al Parque Natural de Liencres.

Arca considera que, si sigue adelante, la urbanización supondrá "la destrucción" de los restos arqueológicos situados en el Alto del Cuco: una red de trincheras y búnkeres de la Guerra Civil española que la Consejería de Cultura de Cantabria ha pedido que se catalogue como "bien de interés cultural".

De momento, a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria resuelva el recurso presentado por Arca, Fadesa sigue construyendo las viviendas, una "estupenda y variada oferta" que incluye: pisos, apartamentos, chalés adosados, chalés pareados y
parcelas. Los apartamentos, a un precio de 282.500 euros (47 millones de pesetas) ya se han vendido todos.

Si prospera el recurso, habría que demoler las viviendas. El Ayuntamiento de Piélagos acumula ya cuatro sentencias de derribo de otras tantas urbanizaciones, todas solicitadas ante los juzgados por Arca. "Lamentamos que de nuevo una gran cantidad de personas que han iniciado la compra de viviendas en la urbanización Costa Verde puedan verse perjudicadas y hemos solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Cantabria que haga todo lo posible para informarles de los riesgos que supone la opción de compraventa en estos momentos. En cualquier caso, la determinación de Arca para luchar contra la urbanización es total y absoluta", afirman los ecologistas.

También el Gobierno de Cantabria ha recurrido el plan parcial de la urbanización Costa Verde porque la Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo había informado en contra de su aprobación.

"Hicimos un informe desfavorable por su elevado impacto paisajístico y porque no cumplía las barreras arquitectónicas. La Consejería de Medio Ambiente les dio uno favorable, pero el Gobierno no", explica Míriam García, directora general de Urbanismo de Cantabria.

La primera redacción del Plan de Ordenación del Litoral de Cantabria (POL) protegía la zona donde se están construyendo las 400 viviendas como "área de interés paisajístico", pero el Ayuntamiento de Piélagos aprobó el plan parcial de la urbanización antes de que se aprobara definitivamente el POL.

"Desde un punto de vista ambiental, la zona donde se está levantando la urbanización forma parte del parque natural de Liencres. Es el mismo relieve y así lo manifestamos en el avance y en la aprobación inicial del Plan de Ordenación del Litoral, pero el Ayuntamiento de Piélagos se apresuró a aprobar el Plan Parcial de la urbanización antes que nosotros", asegura Míriam García.

El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Piélagos, José M. Alegría insiste en que los terrenos ya figuraban como urbanizables en el Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento (PGOU), del año 1993. La Dirección General de Urbanismo del Gobierno de Cantabria también intentó revisar de oficio el Plan General de Piélagos pero el Consejo de Estado denegó la petición por considerar que había pasado mucho tiempo.

2 comentarios:

Capitán misterio dijo...

Copmo existen monumentos patrimoniales culturales tangibles e intangibles, tambien los hay naturales y tangibles, ambos casos se dan en San Miguel de Allende y su región, desde luego es un caso paralelo a lo que esta sucediendo con el proyecto constructivo de los condominios el caracol. Basta ya de la destrucción moderna de San Miguel.

Anónimo dijo...

Y BASTA YA TAMBIEN DE QUE SIGAN CRECIENDO LAS COLONIAS IRREGULARES QUE TAMBIEN ACABARAN DETERIORANDO LOS MONUMENTOS Y AREAS NATURALES QUE SEÑALA EL CAPITAN. O QUE NO AL FINAL DE CUENTAS ES LO MISMO DESORDEN CARO QUE BARATO.